“Sí, quiero”

“La esperanza tiene dos preciosos hijos: sus nombres son enfado y valor; enfado al ver cómo son las cosas y valor para no permitir que continúen así” (San Agustín) La guerra o el sufrimiento humano, el hambre o la injusticia … Sigue leyendo