Escuela creativa es posible

10958816314_5ed3cf03bd_zCreo en la creatividad. Siempre he creído.

Desde mi más tierna infancia. A menudo escuchaba aquello de “hijo, no todo tiene que ser original”. Para mi, originalidad era sinónimo de creatividad y trataba de serlo en los regalos, en las celebraciones, en las redacciones del cole, en las primeras exposiciones de clase… A casi nadie le extrañó mi elección universitaria.

Hasta hace muy poco pareciera que la creatividad estaba en manos de las agencias de publicidad, era su carta de presentación: “somos creativos”. Y yo me pregunto… ¿Hay algo más creativo que la educación? Cualquier padre o madre podría responderme. Hay quien dice que el día te conviertes en padre te haces cocinero, payaso, cuentacuentos, escritor, inventor, economista, etc. No hay nada tan imprevisible como un niño. No hay nada que desarrolle tanto nuestro hemisferio derecho como la educación de un niño, sea tu hijo o tu alumno.

10802110194_4642d6ceb7_z

“Para crear, primero hay que creer” y por suerte desde hace ya algunos años creemos en la creatividad aplicada a la educación. Incluso hay quién ha probado y demostrado que es eficaz, que obtiene mejores resultados y, lo que es más importante, que hace mejores personas. Que la creatividad no es pintar manchas en un lienzo, que también, la creatividad es una forma de vivir y de enfrentarse a una realidad cada vez más cambiante.

Resulta indudable que la creatividad ha de estar presente en este Congreso 2015. Es inconcebible que se pueda decir que SABEMOS EDUCAR si la creatividad no ocupa un papel fundamental en las aulas de los centros de Escuelas Católicas.

Puede parecer que poco se puede decir sobre este tema que no se dijera en nuestro anterior Congreso. “Escuela creativa” demostró que dejar volar la imaginación y dar rienda suelta a pensamientos e ideas hace que los alumnos de hoy sean más felices y sean capaces de adaptarse al tiempo que les ha tocado vivir.

El cartel de nuestro evento hace un guiño con esa salpicadura de color que evoca explosión cromática, de ideas, de libertad y que nos transporta al encuentro de 2013.

Pero todavía queda mucho por decir. Una escuela creativa es posible… o más bien, es imposible una escuela donde la libertad creativa no sea protagonista. Son muchos expertos los que han hablado de creatividad y que lo hacen mucho mejor yo, pero os hago una pequeña labor de curación y os recomiendo que veáis o volváis a ver las ponencias de “Escuela creativa”, y por supuesto, la archiconocida y visualizada charla de Sir Ken Robinson: la escuela mata la creatividad. Más de un millón de personas la han visto ya. Seguro que tú también. No matemos la creatividad.

Como padre, me quedo con la última idea de la conferencia de Ken Robinson: nuestros hijos son esperanza y debemos educar sus capacidades creativas para que puedan afrontar ese futuro que quizá nosotros no veamos, pero que ellos si que verán.

¿Se lo vamos a negar?

Yo no.

@albertomayoral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s